Una joven de 25 años MUR1Ó al dar a luz y su familia pide justicia

El jueves pasado, Rocío dio a luz a su segundo hijo en el hospital. Tras la cesárea, tuvo complicaciones y la trasladaron a otro nosocomio donde llegó “prácticamente muerta”.

Más Noticias Diario Móvil Diario Móvil
cats
cats

Rocío Cabrera, de 25 años, falleció el pasado jueves después de dar a luz a su segundo hijo en el Hospital 9 de Julio, en la ciudad de La Paz. La joven, madre de una niña de 6 años, dejó a su familia sumida en el dolor y la indignación, quienes denuncian mala praxis médica y exigen justicia.

Verónica Pimentel, madre de Rocío, relató los dolorosos eventos a Elonce. "Mi hija estaba casi a término con su embarazo y tenía todos los controles al día. En el último tiempo, su embarazo era muy grande para su cuerpo. Le pregunté a la doctora si le iban a hacer una cesárea, pero le dijeron que no. El jueves por la mañana, Rocío fue a control y la doctora le rompió la membrana del cuello del útero, indicándole que reposara y fuera al hospital cuando comenzara a sentir dolores fuertes".

Rocío ingresó al hospital alrededor de las 18 horas con 6 cm de dilatación. A las 21, le administraron un goteo y a las 22, pese a las fuertes contracciones, seguía sin dilatar. A las 23, la prepararon para una cesárea. "Escuchamos el llanto del bebé y la doctora nos dijo que todo había salido bien", comentó Pimentel.

Sin embargo, la situación se complicó durante la madrugada. Rocío comenzó a sentirse mal y, pese a avisar a las enfermeras, su condición fue atribuida a la anestesia. "Cerca de las 4 de la mañana, Rocío pidió ayuda nuevamente porque se sentía mal, pero la enfermera estaba ocupada. Empezó a tener convulsiones y la doctora nunca fue a verla", lamentó Pimentel.

A las 6 de la mañana, Rocío sufrió un paro cardíaco debido a una hemorragia interna que no fue atendida a tiempo. "La dejaron tirada, nadie se ocupó de ella", denunció Pimentel. Tras estabilizarla, la trasladaron de urgencia a Paraná, pero llegó en estado crítico y falleció poco después.

La familia de Rocío ha enfrentado obstáculos para recibir su cuerpo. "Nos tienen a las vueltas, estamos esperando el cuerpo para poder despedirla", dijo Pimentel. La autopsia, esencial para esclarecer las causas de su muerte, se ha demorado, aumentando el sufrimiento de la familia.

Pimentel exige justicia no solo por su hija, sino también por otros casos similares que, según ella, han sido encubiertos. "Quiero que lo de Rocío no quede impune, quiero justicia", concluyó.

Te puede interesar
Lo más visto