Detienen a otros dos sospechosos por el ataque en La Costanera y hay pruebas contundentes

Detienen a dos sujetos por violación en La Costanera gracias a las pruebas del celular de la víctima y un testigo clave. La brigada UFI CAVIG llevó a cabo un operativo este sábado por la mañana, utilizando las evidencias encontradas y el testimonio del testigo para acorralar a los sospechosos.

Diario Móvil Diario Móvil
322564

La investigación sobre el caso de violación en La Costanera ha dado un giro crucial en las últimas horas con la detención de dos nuevos sospechosos en el barrio de Chimbas. Este sábado, la brigada policial de la UFI CAVIG, que ya había arrestado a dos personas en relación con el caso, sumó a Federico Ojeda y Héctor Aballay a la lista de detenidos. Este avance se logró gracias a la activación del celular de una de las víctimas, lo que permitió rastrear su ubicación y obtener nuevas pruebas.

El punto de inflexión en la investigación ocurrió cuando el celular de una de las víctimas se activó, lo que permitió a los investigadores rastrear el número IMEI y localizar el dispositivo. El celular se encontraba en una vivienda, donde un hombre afirmó haberlo comprado de buena fe a su cuñado, quien resultó ser uno de los nuevos detenidos. Este descubrimiento desencadenó una serie de allanamientos en la zona.

En el primer allanamiento, la policía arrestó a Federico Ojeda. Según fuentes policiales, Ojeda fue identificado gracias al testimonio de un testigo clave que proporcionó detalles contundentes que lo incriminaban. Además, se supo que Ojeda ya tenía una orden de captura pendiente y antecedentes por violencia de género, lo que agrava aún más su situación legal.

El segundo arresto se produjo en la misma vivienda donde anteriormente habían sido detenidos otros tres miembros de la familia Aballay. Héctor Aballay, pariente de los detenidos anteriores, intentó escapar por los techos de las casas aledañas, pero fue rápidamente capturado por la brigada policial. La detención de Héctor fue complicada debido a su intento de fuga, pero la policía logró atraparlo a pocos metros de la vivienda.

Estos allanamientos fueron llevados a cabo bajo la supervisión de la UFI CAVIG, con los fiscales Eduardo Martínez y Roberto Ginsberg liderando la investigación. Las órdenes de allanamiento fueron emitidas por la jueza de Garantías Gema Guerrero, quien ha estado monitoreando de cerca el progreso del caso.

Con estos nuevos arrestos, la investigación ha avanzado significativamente, proporcionando a las autoridades más elementos para esclarecer los hechos y llevar a los responsables ante la justicia. La detención de Ojeda y Aballay no solo refuerza la hipótesis de la participación de múltiples individuos en el crimen, sino que también subraya la efectividad del trabajo coordinado entre la brigada policial y el sistema judicial.

Lo más visto