Le diagnosticaron cáncer, pero no bajó los brazos, rindió en medio de la quimio y se recibió

Natalia La Falce, de 27 años, contó su historia en Twitter y se hizo viral. La joven ahora es comunicadora social.

Más Noticias 11 de febrero de 2024 Sebastian Mestre Sebastian Mestre

Natalia La Falce es una joven bonaerense de 27 años cuya historia de superación se hizo viral en los últimos días y conmovió a miles de personas. Es que, a la mujer le diagnosticaron cáncer, pero no bajó los brazos, rindió los últimos finales de su carrera en medio de las sesiones de quimioterapia y se recibió esta semana en Córdoba.

“Mis últimos nueve finales los rendí haciéndome quimio. Hoy, estoy a 3 días de recibirme”, escribió la joven a través de un tuit que luego se viralizaría con gran intensidad. “Esto es mucho más que un título. Es el premio a no haber bajado los brazos, aún cuando sólo quería dormir. A un pasito de lograrlo”, había señalado días atrás.

Frente a la gran repercusión que tuvo su posteo, Natalia finalmente compartió días después el momento de su esperada recibida. “¡Lo logré! ¡Gracias a todos por sus lindos mensajes y buenos deseos! Esto es sólo el comienzo”, celebró en otra publicación junto a una foto suya durante los festejos.

Antes de finalizar, la joven nacida en General Pinto, un pequeño pueblo de apenas 7.000 habitantes, dejó una gran reflexión: “En la vida muchas veces nos chocamos con paredes gigantes, pero hay que escalar, escalar y escalar hasta pasarlas y llegar a la meta. Se puede”.

LA ENFERMEDAD QUE LE DIAGNOSTICARON Y EL DESGASTE DE LA QUIMIOTERAPIA

Según contó en diálogo con La Nación, en 2020 le diagnosticaron una enfermedad trofoblástica de la gestación, una condición que comprende un grupo de patologías en las que se forman células anómalas en el interior del útero. En julio de ese año comenzó con la quimioterapia, un proceso que “duró seis meses, hasta diciembre, y fue a través de inyecciones” que le ponían “día por medio”. “En total fueron 46 y muy fuertes. Es un tratamiento invasivo, pero había que combatir la enfermedad”, aseguró a ese medio.

En este sentido, recordó que el tratamiento le provocaba un cansancio y un desgaste físico tremendo. “Estuve seis meses a té y tostadas porque el hígado lo tenía re inflamado y no podía digerir nada. Tenía mucha gastritis”, contó y agregó: “Solo me levantaba para cursar y me volvía a acostar”.

Te puede interesar
Lo más visto