En los últimos años, cayó un 33% la natalidad en San Juan

La provincia se encuentra por debajo de la media nacional, en términos de natalidad.

Interés General Diario Móvil Diario Móvil
padre-bebe

En un informe reciente titulado “Natalidad y demanda educativa” del Observatorio de Argentinos por la Educación, se revela una significativa disminución en la cantidad de nacidos vivos en Argentina, con una caída del 36% entre 2014 y 2022. El estudio, elaborado por Rafael Rofman del CIPPEC, Martín Nistal y Leyre Sáenz Guillén, destaca que el número de nacimientos anuales bajó de 777.012 a 495.295 en ese periodo. Esta tendencia demográfica tiene importantes implicaciones para el sistema educativo del país y ofrece una perspectiva única sobre la provincia de San Juan.

El descenso en la tasa de natalidad ha sido uniforme en las 24 jurisdicciones del país, con San Juan registrando una disminución del 33%, ligeramente por debajo de la media nacional. Las reducciones más pronunciadas se observan en Tierra del Fuego (-49%), Jujuy (-44%) y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (-44%), mientras que las menores caídas se registraron en Chaco (-21%), Santa Fe (-28%) y Misiones (-29%). Un dato relevante es que la mayor parte de esta reducción se ha dado entre mujeres adolescentes y jóvenes menores de 25 años, con una caída del 40% al 60% en este grupo etario.

El informe aborda cómo este cambio demográfico afectará la organización del sistema educativo al recibir menos estudiantes. Se estima una caída del 31% en la matrícula escolar en los próximos años. Según los autores, “Esta tendencia demográfica repercute en la matriculación de estudiantes en el sistema educativo. Tomando como referencia la cantidad de nacidos entre 2006 y 2022, se estima que la matrícula de primaria caerá un 28% aproximadamente”.

Rafael Rofman, coautor del documento e investigador principal del CIPPEC, explica: “Entre 2014 y 2022 la fecundidad en Argentina descendió más rápidamente que en los 60 años anteriores. Este cambio trae desafíos importantes para la sociedad pero también oportunidades únicas. Las oportunidades son aún mayores en el sistema educativo, donde el menor número de niños liberará recursos (humanos y materiales) que pueden resultar en una rápida mejora de la calidad y resultados de nuestro sistema educativo”.

El informe propone tres escenarios para aprovechar la oportunidad de mejorar la calidad educativa: mantener la cantidad de secciones (aulas) y reducir la cantidad de alumnos por aula para favorecer la personalización de la enseñanza; mantener la cantidad de alumnos por aula y aumentar la cantidad de docentes que ejerzan un rol de tutores; y mantener la cantidad de alumnos por aula y capacitar en forma rotativa a los docentes mientras no están al frente de una clase.

Dolores de la Mata, economista principal del CAF – Banco de Desarrollo de América Latina, sostiene: “La notable reducción en la tasa de natalidad y su impacto en la matrícula escolar plantea un escenario inédito para el sistema educativo argentino. Con menos estudiantes ingresando al sistema, es esencial reimaginar cómo se distribuyen los recursos y se implementan políticas educativas innovadoras”.

Mariana Marchionni, investigadora senior del Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (CEDLAS), añade: “La caída en la natalidad en Argentina abre oportunidades para mejorar la educación en el país. En mi opinión, el informe es un primer paso necesario y valioso para informar el diseño de políticas que permitan potenciar las oportunidades que ofrece el bono demográfico para la mejora de la educación en Argentina”.

El informe no solo cuantifica el fenómeno y su impacto en la matrícula escolar, sino que también plantea opciones de política para aprovechar esta coyuntura. Martín Moreno, investigador del Centro de Estudios de Población (CENEP), describe: “El informe plantea y pone en la centralidad de su consideración un tema interesante e importante como es la cantidad probable de alumnos que ingresarán (y posteriormente demandarán) un lugar en el sistema educativo de nivel primario, atendiendo a la caída de la natalidad observada en el período considerado y las alternativas que pueden implementarse para mejorar el aprendizaje de los alumnos haciendo uso de las ventajas que otorga el bono demográfico”.

Por su parte, Florencia Sichel, profesora de Filosofía, autora y divulgadora, reflexiona: “¿Cuáles son los efectos ante la caída de los nacimientos? ¿Cómo estamos dispuestos a acompañar a las personas que sí desean traer hijos e hijas al mundo? ¿En qué medida la caída de la natalidad implicará un cambio profundo en la organización de la educación en las escuelas? En este informe encontramos respuestas a muchos de estos interrogantes que parecen del futuro, pero están sucediendo ahora”.

Te puede interesar
Lo más visto