Héctor Méndez inicia su ciclo al frente de la UIA en "un escenario complicado"

Economía
Héctor Méndez
Héctor Méndez
El flamante presidente de la Unión Industrial se mostró preocupado por la inflación, la falta de inversión y "la intolerancia que tenemos". Aseguró que mantendrá la línea de su antecesor, Horacio de Mendiguren.

Nuevas autoridades. Cambia la dirección de la UIA, pero se mantendrá la línea de De Mendiguren.

 

Fuente: Infobae

El próximo 21 de mayo, Héctor Méndez volverá a hacerse cargo de la Unión Industrial Argentina por tercera vez en 12 años, luego de que la Junta Directiva lo eligiera nuevamente con el cargo de presidente.

A menos de un mes de comenzar su nuevo ciclo, el empresario de la industria plástica expresó inquietud por el estado actual de la economía y la política, recalentada en los últimos días por el proyecto de reforma del sistema judicial.

En ese marco, Méndez se mostró preocupado por los altos niveles de inflación e intolerancia, pero señaló que pregona por el diálogo y el entendimiento.

“Con una Argentina tan agitada y el alto nivel de intolerancia que tenemos, deberíamos buscar consenso en todas las cosas y tratar de resolverlo por lo positivo; como dice De Mendiguren ?José Ignacio, el presidente saliente por arriba. Voy a continuar con la línea adoptada por él, que fue buena. Y buscar que esté muy unido el grupo, que la UIA no muestre fisuras”, dijo el industrial al diario El Cronista.

Méndez y De Mendiguren se sucedieron en los cargo durante más de una décadas. “En los últimos 12 años hemos conducido la UIA más del 50% del tiempo entre ambos”, recordó el primero. Pero aclaró que no habrá una co-conducción entre ambos.

“Va a ser una convivencia armónica. Pero yo mando y el resto de los directivos industriales acompañan”.

En cuanto a cómo enfrentar los obstáculos que propone la economía local, el empresario plástico adelantó que buscará  “tener un programa que apunte a mejorar la competitividad y reforzar las inversiones”.

“Estamos viendo un escenario complicado. Con niveles de inflación como los que existen, el tema salarial es una complicación. La gente hace cuentas en función de lo que gasta y en base a eso hace los reclamos. Pero nosotros tenemos que pensar en un equilibrio, en salarios justos que puedan ser pagados y que no pongan en riesgo las empresas”, analizó.

Y aclaró que lo que más le preocupa  es “la pérdida de competitividad”. “Pero yo también le pongo el acento a la inversión genuina, productiva y real, que me preocupa enormemente”, puntualizó.
Lo más visto