Le secuestraron a su perra y le piden plata para devolvérsela: “Dijeron que no la iba a ver más”

Belén está desesperada porque pese a que tuvo contacto con los captores, no logró que le dieran información real sobre Lula, su bulldog francés de tan solo nueve meses.

Diario Móvil Diario Móvil
cats
cats

La familia de Lula, una bulldog francés de nueve meses, vive en desesperación desde el 2 de marzo, cuando la perrita fue secuestrada en su casa, cerca de las 15.

Lula salió al jardín delantero a hacer sus necesidades cuando desapareció. En un segundo de descuido de sus dueños, la sacaron por la reja, pero no había cámaras de seguridad que permitieran identificar a los captores.

Un mes después del robo, le escribieron a Belén, su dueña, para extorsionarla. “Vos perdiste un perrito, lo estás buscando”, decía el mensaje enviado a través de una cuenta de Whatsapp que no tenía foto de perfil ni identificación. Cuando ella respondió que sí, la persona le dijo que iba a enviarle un video. “Yo quiero una recompensa y absoluta privacidad de los datos que te voy a aportar”, le exigieron.

Belén aclaró que la recompensa que ella ofrecía solo se la daría a quien le entregara a su animal de compañía, pero el extorsionador insistió en que debía recibir un pago por aportar el dato clave. Con el video, la dueña verificó que sí era Lula.

“Fue un tira y afloje. Lo que esta persona quería era $100.000 en efectivo, no quería por transferencia, no quería primero la mitad, era sí o sí, el dinero en efectivo”, contó Belén a Telenoche. “Ni siquiera sabíamos de dónde era y nunca nos pasó una ubicación. No nos daba datos”, agregó. Si no recibía el dinero, la persona no iba a aportar la supuesta ubicación de Lula.

“A lo que le dijimos que no, se enojó, dejó pasar una semana y volvió a intentar convencerme, y mi postura siempre fue la misma, la plata por la perra. De otra forma, no había negociación”, recordó Belén.

En vista de que la víctima no cedía, el extorsionador la bloqueó. “Me dijo, ‘lo siento mucho, comprate otro perro’ y que no la iba a volver a ver nunca más porque era la única persona que sabía dónde estaba”.

Una chica la contactó hace 15 días para informarle que a Lula “la tenía una pareja” y que el hombre quería devolverla. Volvió a pedirle $100.000, esta vez por transferencia, pero debía recibir el comprobante primero para compartir la ubicación. Además, le ordenaba llevar otros $80.000 en efectivo al lugar de intercambio. Belén pedía una prueba de que su mascota estuviese con la pareja, pero eran fotos falsas. “La foto que ella me mandó era de un cachorro de seis meses, que era la edad que tenía Lula cuando se la robaron. Hoy, está casi con nueve meses y creo que su tamaño es mucho más grande del que tenía”. La mujer negó que la foto fuese falsa y no volvió a escribirle.

Belén no hizo una denuncia, solo difundió en las redes sociales “con la esperanza de que aparezca”. También pegó carteles en su barrio, pero sospecha que los responsables viven en la zona y se trata de un robo planificado porque todos los carteles desaparecen. Por ahora, Belén y su familia siguen en la búsqueda, pero no tienen pistas del paradero de Lula.

Lo más visto