Un sanjuanino logró GANARLE al CÁNCER: «Fue mi ÚLTIMA QUIMIO»

Más Noticias
Nacho salió con su mamá del hospital Marcial Quiroga con una enorme alegría. 








Mirian Veja, es la mamá de Ignacio Arial Díaz Veja, un joven sanjuanino de un día para el otro su vida cambió por completo, pasó de juntarse a tomar una gaseosa con sus amigos, a recibir quimioterapias en un hospital. «Nacho» comenzó con un dolor en la espalda, en un comienzo fue atendido por profesionales de hospitales públicos de San Juan y le recetaban medicamentos para intentar aliviar el dolor.

Un día se presentó para formar parte del Ejército y en los primeros estudios algo no salió bien: Tenía inflamado un testículo y le exigieron nuevos exámenes médicos. «Ahí le recetaron una audiometría y le descubrieron manchas en un pulmón. Tuvo que ir a un médico clínico con el informe», recordó Mirian en diálogo con DIARIO MÓVIL.


Comenzaron a buscar turnos para el centro de salud de Rawson, conocido como «La Rotonda», hasta que los atendieron y «les cambió la vida». En ese momento, lo internaron de urgencia en el hospital Marcial Quiroga.




«Le descubrieron cáncer de testículo con metástasis en los pulmones», precisó la mamá sanjuanina con emoción. De aquel 21 de marzo, hasta el 28 de abril, pasó internado en una habitación, presentó un coágulo y covid-19; pero salió adelante. 


El luchador sanjuanino comenzó con quimioterapias y los profesionales que lo atienderon no se explican cómo continúa con vida. «Los médicos se sorprenden día a día d verlo a mi hijo luchar. No le daban esperanza a mi hijo. Me dijo uno de los médicos que mi hijo es un milagro viviente»,explicó Mirian a DIARIO MÓVIL.


«Hoy lloro de alegría porque creo en Dios y los milagros existen. Mi hijo es un milagro de Dios»


El milagro se hizo más fuerte. Primero Nacho recibió el alta médica, y este 10 de julio, se sometió a la última quimioterapia antes de regresar a su hogar. «Gracias a todos los que oraron rezaron y pidieron a Dios por mi hijo, gracias a los doctores de oncología del hospital Marcial Quiroga, gracias a todos los enfermeros del hospital de día, de Oncología, a mi familia. Gracias a todos, pero en especial, gracias a mi hijo Ignacio por no bajar los brazos», expresó la mamá sanjuanina. «Hoy lloro de alegría porque creo en Dios y los milagros existen. Mi hijo es un milagro de Dios», cerró.





Ahora, Ignacio se tendrá que someter a controles, pero lo peor ya pasó y está de regreso con su familia.


Por último, Mirian aprovechó el contacto con este medio para pedir que los adolescentes, por más chicos que sean, se realicen estudios permanentemente para no encontrarse con sorpresas.

Te puede interesar
Lo más visto